El partido de Martí.

marti

Pep Lluís Martí

Sin duda, debe de ser especial, es algo que ni he vivido ni viviré, pero puedo imaginar lo que sentirá esta noche Pep Lluís Martí, un hombre con dos casas, un hombre “Entre dos tierras”, como cantaran en su momento los Héroes del Silencio, dividido entre la tierra de Mallorca, que le dió la vida, la educación y la ilusión por ser futbolista, y la de Sevilla, que le dió la madurez, la alegría y la confianza en si mismo. Y es que hoy Don Pep Lluís Martí (porque cuando hay que hablar de él hay que hacerlo con el Don delante) vuelve al Ramón Sanchez Pizjuán, el lugar que le vió asentarse en primera división, el que le convirtió en el líder que es hoy y en el que alcanzó la gloria formando parte de un equipo campeón, primero con Caparrós y después con Juande Ramos.

Profesional intachable y líder silencioso de todos los vestuarios en los que ha estado, ha dejado huella en todos los equipos por los que ha pasado antes de recalar en el Mallorca, tanto en Tenerife como en el Sevilla o la Real. Y es que Pep Lluís Martí es un caballero del fútbol, de esa clase de futbolistas de los que ya quedan pocos y que se deben a unos colores y a una idea por encima de las condiciones económicas (sí, lo siento, el discurso suena algo usado y demagógico, pero en el caso de Pep es totalmente oportuno), dejando huella en el corazón de cada aficionado que sabe valorar las excepcionales condiciones, tanto futbolísiticas como humanas, que ofrece nuestro paisano. Ídolo de la afición sevillista (hay quién le considera uno de los mejores jugadores de su historia), ha profusado agradecimiento hacia aquellos que le han tendido su mano durante toda su carrera, a la vez que ha mostrado compresión por aquellos (pocos) que no supieron entenderle y le privaron de su confianza. Hoy, día nueve de Mayo, Pep Lluís vuelve al estadio que le vió crecer y triunfar, con el Mallorca ya salvado y dispuesto a disfrutar del cariño que a buén seguro le ofrecerá la afición nervionense, y nosotros, desde casa, le aplaudiremos de la misma manera en que lo hará todo el estadio, porque es uno de los nuestros, porque él lo merece.

Por todo esto, que este post sirva como homenaje y reconocimiento hacia una persona excepcional y hacia una carrera que, por un lado despierta en mi orgullo, por ver un jugador de nuestra tierra que despierta tales sentimientos en otros lares, pero a la vez algo de tristeza también, ya que Pep debería haber sido el líder de nuestro equipo durante todos estos años en los que estuvo ausente. Y es que Martí nunca pudo ser profeta en su tierra.

Anuncios

~ por Birmingham '99 en mayo 9, 2009.

Una respuesta to “El partido de Martí.”

  1. Un artículo totalmente cierto, y una pena que no se le hiciese el hueco que merecía como sustituto de Engonga y que hubiera dado grandes tardes en el equipo de su tierra. Al final, se buscó el exito en Sevilla donde lo logró sobradamente. E incluso el año pasado en media temporada en l Real,se podía leer palabras de elogio de los aficionados hacia él. Además, tb hay que reconocerle que pidió su carta de libertad para recalar en el Mallorca,renunciando a dinero por despedirse en su tierra.

    LAstima que al final tuviera que retirarse prematuramente lesionado (que por cierto, aun no me he enterado que es) y se llevó la ovación de su estadio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: